Archivos Mensuales: noviembre 2019

‘El influjo de la Luna’. ‘Hors Pistes’ en el Centre Pompidou Málaga

Con una exposición a la que se han sumado ‘performances’, talleres y encuentros, la cuarta edición del festival ‘Hors Pistes’ se dedica a la Luna

‘Hors Pistes. La Luna. Un espacio imaginario por defender’
La exposición: se conforma con las obras de 13 artistas (algunos con más de una pieza o proyecto), lo que supone un amplio repertorio de disciplinas (cine, vídeo, fotografía, instalación, instalación ambiental, ‘video-mapping’, objeto, etc.). El arco cronológico discurre entre la película de Méliès, de 1902, y el conjunto de dibujos y pinturas de Nelly Maurel, de 2019. Comisarios: Géraldine Gomez, José María Luna y Mercedes Martínez. Lugar: Centre Pompidou Málaga. Pasaje Doctor Carrillo Casaux, s/n, Málaga. Fecha: hasta el 24 de noviembre. Horario: de 9.30 a 20 h. Cierra los martes.

A diferencia de las anteriores ediciones que el Centre Pompidou Málaga ha desarrollado del festival ‘Hors Pistes’, en esta cuarta entrega ha descendido su componente político y crítico. Ello está motivado, en parte, por el tema al que se consagra en 2019: a la llegada del ser humano a la Luna, de la cual se cumple el cincuentenario. La Luna, pura imagen, es asunto de imaginación poética, conjetura e inspiración desde que el Hombre adquiere un pensamiento simbólico y trata de explicarse a sí mismo y el mundo a través de la mitología, de la metáfora; desde entonces y hasta la actualidad, puesto que, a pesar de que Marte y otros ‘destinos galácticos’ ocupan nuestra atención en la actualidad, la Luna sigue siendo objeto de interpelación y misterio para nosotros. Buena prueba de ello son algunas de las obras que se exponen en esta ocasión, ejecutadas en fecha reciente y teniendo al satélite como motivo de reflexión o simple excusa. La intangibilidad de la misma, de la Luna, aunque físicamente repercuta sobre La Tierra y los seres que la poblamos, puede ser la causa de que las propuestas de esta edición sean menos comprometidas con nuestro tiempo y sus circunstancias. Esto no hace menos interesante ni menos pertinente a ‘La Luna. Un espacio imaginario por defender’. La hace, simplemente, menos candente y atenta para con las contingencias sociales; menos frente a la emergencia, trascendencia e inmersión en asuntos y situaciones gruesas que se enmarcaban en las anteriores entregas, especialmente las dos primeras. Eran los casos de la entrega de 2016, ‘El arte de la revuelta’, en plena resaca de las protestas en Madrid (15M), Atenas (Plaza Sintagma) o Nueva York (Occupy Wall Street) como respuestas a las políticas neoliberales y a la crisis económica –auténticos movimientos ciudadanos que recuperaron la calle como espacio de resistencia y crítica-, o la de 2017, ‘Travesías marítimas’, consagrada, en gran medida, a las migraciones y las presiones demográficas originadas por multitud de conflictos, con el Mediterráneo como principal escenario. La entrega del año pasado, ‘El estadio del arte’, centrada en el deporte, aunaba las distintas miradas que muchos de los artistas ejercían sobre éste entendido como fenómeno de masas, de modo que se prefiguraba como ámbito de reflexión sociológica.

HORS PISTES 7

Nelly Maurel. Cortesía Centre Pompidou Málaga

hors 2

Daniel Silvo

En cualquier caso, en esta ocasión encontramos algunas obras que formulan, desde lo fabulador –o desde la enunciación ficcional de la Historia- y desde lo meramente científico, como una suerte de dualidad, cierto afán crítico y de interpelación al espectador. Ocurre justamente con algunos de los proyectos más brillantes. Entre ellos, los de Daniel Silvo en torno a la carrera espacial que mantuvieron la URSS y EE.UU. durante décadas, en los que alterna la audaz y objetiva contraposición de los discursos de Yuri Gagarin y Ronald Reegan en ‘Star Wars’ (2010-12) y el poético modo de sugerir el espacio y la Luna a través de capitalismo y comunismo, de marcas de consumo y de pesos cubanos. ‘The Afronauts’ (2012) de Cristina de Middel, proyecto que le granjeó una visibilidad sobresaliente, versa sobre el sueño de un país como Zambia por alcanzar la Luna en los años sesenta. Es la suya, también, una propuesta que, de soslayo, plantea aspectos de política internacional, colonialismo y poscolonialismo. De Middel evidencia el carácter persuasivo de la creación artística y su capacidad para la ficción o la fabulación, explotando, por así decirlo, las posibilidades en torno a la verosimilitud; esto es, la facultad para relatar algo desconocido, ignorado o impensable de modo que surja en nosotros la sorpresa, la incertidumbre y que podamos cuestionar incluso nuestros prejuicios. En definitiva, interpelarnos y conminarnos a creer o dudar, pero siempre con una sonrisa en la cara. Y es que, el sueño zambiano ha sido abrazado por otros países y sigue estando en el objetivo de muchos otros. La carrera espacial, y concretamente la llegada a la Luna, es una de las aspiraciones mediante la cual un país muestra su ‘músculo’, su capacidad, su disposición y su posición (de liderazgo), permitiéndole, tal vez, adquirir la condición de potencia. Son contados los países que se han lanzado a la carrera espacial. En 2013, China consiguió que su nave no tripulada Chang’e-3 alunizara. Se espera que en 2022 el país asiático cuente con su segunda estación espacial, Tiangong-2, que se sumara a Tiangong-1, puesta en órbita en 2011. En cualquier caso, China parece poseer planes aún más ambiciosos, como es el de llevar al ser humano a la Luna a corto plazo. Justo aquí puede ser conveniente advertir cómo ese sueño por alcanzar la Luna, aunque a día de hoy pueda estar motivado por meros intereses espurios, esconde una de las grandes utopías de la Humanidad -utopía, en parte, realizada y, por tanto, deja de ser tal-. Valga esta puntualización en relación a la colección permanente que expone el Centre Pompidou Málaga, consagrada a las utopías modernas, a las utopías del siglo XX.

HORS PISTES 1

Hors pistes IKO IKO Cristina De Middle

Cristina de Middel. Cortesía Centre Pompidou Málaga.

Otro proyecto que acaba convirtiéndose en un ejercicio meta-artístico, en una reflexión acerca de los fines y medios de la creación desde la propia creación, es la propuesta de Joan Fontcuberta, uno de los artistas españoles esenciales y teórico de los nuevos usos y escenarios de la fotografía actual, de la llamada post-fotografía. Fontcuberta viene poniendo en jaque las asumidas como especificidades o los supuestos fundamentos fundacionales de la fotografía. Entre ellos, su estatus de veracidad, la creencia de que la fotografía es un indicio, una prueba irrefutable, garante de verdad. Precisamente, en Fontcuberta nos encontramos con la semilla de desarrollos como el de De Middel, reseñado anteriormente. En ‘SPUTNIK. La odisea del Soyuz 2’ (1997), mítico proyecto de Fontcuberta, pone la fotografía al servicio de un relato, acompañándola de otras disciplinas (dibujo, documentos, objetos, etc.), pivotando entre la verdad y la ficción con el fin de recrear o poner en pie una microhistoria acerca de la carrera espacial soviética que, en paralelo, desliza una carga de profundidad sobre el autoritario modo de proceder de la extinta URSS. Ciertamente, el proyecto, por muy conocido que sea, sigue siendo fascinante y el mejor cierre posible para la exposición. Pero no podemos obviar ‘Voces de mundos que desaparecen’ (2013), la aportación de la artista malagueña Regina de Miguel, ante la que, mediante un exquisito dispositivo expositivo, nos sentimos impelidos por mor del progreso, de enviar al espacio la Historia de la Humanidad, y de ser conscientes de cómo la Humanidad es más pobre con la pérdida de esas ‘voces y mundos que desaparecen’, de esas lenguas y comunidades que en el devenir del tiempo han sido extinguidas en nuestro planeta.

hors

HORS PISTES 6

Joan Fontcuberta. Cortesía Centre Pompidou Málaga.

Ajenas a esta exigencia de toma de partido del espectador, no podemos dejar de valorar otras piezas realmente poéticas y fascinantes. El vídeo de Luc Mattenberger nos mantiene absortos ante la salida de una Luna que acaba no siendo tal. Por su parte, Cachito Vallés comparece con uno de sus ‘vídeo-mapping’, en los que aúna tecnología y elementos básicos y primarios como unos vulgares módulos de madera. ‘Lado oscuro de la luna’ (2016) nos retiene con su coreografía de luces y destellos que asemejan algunas fases del satélite. Y en relación al culto a los astros, la fotografía de Juan Carlos Robles, ‘La Visitada. Luna temprana en el Cromlech de Mzora’ (2018), confronta un resto arqueológico de culto solar con una bellísima luna que luce aún en las claras del día.

hors 6

hors 3

Cachito Vallés

Arranca la exposición con la presencia de dos pioneros de los nuevos comportamientos y medios del arte en los sesenta: Joan Jonas y Nam June Paik, con, respectivamente, un guiño a la licantropía y a variaciones fisionómicas de la Luna en clave electrónica que no puede dejar de recordarnos precisamente a algunos de los experimentos que en el cine de vanguardia se desarrollaron en los años diez y veinte del siglo pasado, como en la obra de Hans Richter. No menos notoria es la presencia de Chris Marker con ‘E-CLIP-SE’ (1999), vídeo que, no sin ciertas dosis de humor y curiosidad, evidencia la profunda fascinación y curiosidad que despierta en el ser humano todo lo relativo a la astrología. Marker, además, emplea el lenguaje cinematográfico con claro valor semántico, al emplear un recurso que asimila nuestra mirada a un ave nocturna justo en el momento de oscuridad que produce el eclipse. Y en el principio de todo, como certificando la profunda atracción y sueño del ser humano por la Luna, ‘la película de Georges Méliès ‘Viaje a la Luna’, de 1902.

hors 4

Chris Marker