Tim White-Sobieski. NYC, la melancolía de un artista

NYC, la melancolía de un artista

Crítica publicada originalmente en diario Málaga Hot (08/10/2006). He rescatado este texto en el contexto de la situación que vivimos con el Covid 19 y al hilo de las #postalesdelacuarentena que vengo desarrollando en los dos últimos meses en mi perfil de instagram

Tim White-Sobieski. New York City Suite
Espacio 5. CAC Málaga. C/ Alemania s/n., Málaga. Hasta el 15 de noviembre

Tiene el crítico desde el inicio del visionado de New York City Suite (2005) la tentación inmediata de pensar en el 11-S. En un principio la aparta, tal vez por obvia, quizás por obsesiva, más tarde por hastío. Puede que por las tres. Sin embargo, según transcurre la secuencia reiterativa y la música de Brian Eno y H. Budd –monocorde o en el mismo tono, verdadera suite musical- uno no puede apartar de su memoria visual las Torres Gemelas.

tim 1

¿Quién puede obviar el 11-S trabajando a dos manzanas del WTC como lo hizo esa mañana este artista?¿Lo haría alguien que percibe el vacío del símbolo construido por unos y destruido por otros? Cómo tener desdén hacia esa circunstancia, más aún si el introspectivo vídeo parece no hacer otra cosa que hablar de ello, no del hecho en sí, sino del efecto melancólico que ha producido en el artista y que ha contagiado a su obra y su visión sobre la ciudad. A pesar de ello, de la latente presencia de New York, elude cualquier cita directa –concreta- y consigue una poética reflexión sobre la ciudad como espacio.
tim 3
Así pues, el vídeo es simplemente conmovedor, y no debemos entender, o confundir, conmovedor como maniqueo en un arrebato del “mover y conmover” contrarreformista. El artista logra un montaje, ritmo y composición plenamente musical (se ensayó en la muda Berlín, sinfonía de una gran ciudad, 1927) y, por ende, abstracto, o doblemente abstracto, ya que el repertorio visual, exceptuando un par de fragmentos en los que aparecen planos de ausentes viandantes, está conformado en casi su totalidad por líneas y formas geométricas (animadas en vertical), y por formas orgánicas y oníricas animadas en horizontal al cadencioso tempo musical. Las piezas de esta suite son melancólicas y provocan, de modo empático, nuestra respuesta emocional. La imagen está siempre superpuesta (montada en contraposición) en columnas fijas –paradójicamente eternas- en cuyo interior varían en vertical formas que podrían ser luminosos de neón de Times Square o ventanales de vidrio, en lo que sería una clara alusión a los rascacielos. ¿Acaso no a esa imagen del esqueleto del WTC una vez derribado y sepultado en escombros? Pero también evocaría las rejas de una cárcel: la ciudad como espacio opresivo. En contraposición y en horizontal, lo contingente, el continuo e inconsciente fluir de la vida, del ciudadano, que encerrado, ausente o despersonalizado es metamorfoseado, generalmente, en figuras oníricas y orgánicas como el reflejo del agua y estructuras neurotransmisoras.

Profunda New York City Suite. Afortunadamente quedan otros productos y anhelos que mantienen vivo el mito de la capital del mundo.

tim 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s